martes, 29 de noviembre de 2016

La fuerza de la Costumbre


Puede que acabe una etapa, un sentimiento o una relación, pero, ahí sigues!. Ya ves, acaban las cosas, no tú. Y aunque a veces nos sintamos o incluso queramos ser arrastrados en la pérdida, nos toca quedarnos y lo más difícil, continuar, y no me lo digas!, cómo cuesta cuando toca subir y estás sin fuerza y sin un rumbo a dónde ir. Pero piensa, tú estás y lo que ya no está no puede ni debe hacerte caer.

Nos acostumbramos a las cosas, a las personas, a los sentimientos,  y nos dejamos llevar por la inercia de la costumbre, hasta que algo cae y esa fuerza se desvanece y entonces tenemos que remar hacia nueva orilla y hasta andar descalzos aunque la arena queme.
Al menos siempre hay algo bueno: que las pérdidas y las soledades también se van, que cuando una cosa acaba siempre empieza otra y que lo que hoy te arrastra mañana te empuja.

lunes, 14 de noviembre de 2016

Caminando, avanzando...

Qué bueno cuando vuelves a recordar las situaciones que te causaban dolor, los lugares, y esa persona que creías única en el mundo y que nunca podrías olvidar; ese tiempo en que todo se hundía a tu alrededor y pensabas que no había salida...

Qué bueno decía, que ahora al pasar por las mismas calles, o cuando algo o alguien te trae su recuerdo, te das cuenta de que ya NO duele, de que tus alertas no se disparan dentro de ti martilleando tu cabeza y acelerando tus pulsaciones, tus emociones están en CERO, estás en paz contigo mismo.
Y ahora ves esas, antes terribles imágenes, como escenas de una película en la que tal vez una vez fuiste el protagonista pero hoy eres un simple espectador y la verdad, esa película te aburre, la has visto demasiadas veces y ya no le prestas atención porque tienes otras cosas más interesantes que hacer y en que pensar.

Y se te escapa una, cómplice sonrisa mientras caminas sin reparar en nada ni nadie, hasta es posible que te cruces con esa persona y ni siquiera la veas, porque ya no la buscas.  Jaja!... aquellas barbaridades que pensaste y dijiste,  las lágrimas, la rabia, el daño, la decepción,... pensabas que nunca desaparecerían eh! y sin embargo ya no están, la película terminó y aunque sabes que habrá más películas también sabes que serás actor y espectador y que al salir del cine tendrás esa grata sensación de saber que… sólo era una película...

- Qué bueno dejar que el pasado por fin se convierta en la historia de tu vida y no en un obstáculo de tu presente.

domingo, 13 de noviembre de 2016

DAÑO

Si nos vamos hacer daño, algo que duela, que sea sexo duro.
Si nos vamos a provocar algo inolvidable,  que sean orgasmos y no llantos....

Desolada

Ha llegado a mis oídos que ahora besas con los ojos abiertos, porque si los cierras aparezco en tu mente

miércoles, 15 de abril de 2015

Sueño indomable

Vuelvo a soñar sin cadenas y sin que el tiempo convierta en piedras mi memoria, alzando el vuelo de mi Sueño indomable con la dulce sonrisa de tu alma reflejándose en la mía   

viernes, 3 de abril de 2015

Te Deseo

Te deseo primero que ames,
y que amando, también seas amado.
Y que, de no ser así, seas breve en olvidar
y que después de olvidar, no guardes rencores.
Deseo, pues, que no sea así, pero que sí es,
sepas ser sin desesperar.

Te deseo también que tengas amigos,
y que, incluso malos e inconsecuentes
sean valientes y fieles, y que por lo menos
haya uno en quien confiar sin dudar.

Y porque la vida es así,
te deseo también que tengas enemigos.
Ni muchos ni pocos, en la medida exacta,
para que, algunas veces, te cuestiones
tus propias certezas. Y que entre ellos,
haya por lo menos uno que sea justo,
para que no te sientas demasiado seguro

Te deseo además que seas útil,
más no insustituible.
Y que en los momentos malos,
cuando no quede más nada,
esa utilidad sea suficiente
para mantenerte en pie.

Igualmente, te deseo que seas tolerante,
no con los que se equivocan poco,
porque eso es fácil, sino con los que
se equivocan mucho e irremediablemente,
y que haciendo buen uso de esa tolerancia,
sirvas de ejemplo a otros.

Te deseo que siendo joven no
madures demasiado de prisa,
y que ya maduro, no insistas en rejuvenecer,
y que siendo viejo no te dediques al desespero.
Porque cada edad tiene su placer
y su dolor y es necesario dejar
que fluyan entre nosotros.

Te deseo de paso que seas triste.
No todo el año, sino apenas un día.
Pero que en ese día descubras
que la risa diaria es buena, que la risa
habitual es sosa y la risa constante es malsana.

Te deseo que descubras,
con urgencia máxima, por encima
y a pesar de todo, que existen,
y que te rodean, seres oprimidos,
tratados con injusticia y personas infelices.

Te deseo que acaricies un gato,
alimentes a un pájaro y oigas a un jilguero
erguir triunfante su canto matinal,
porque de esta manera,
te sentirás bien por nada.

Deseo también que plantes una semilla,
por más minúscula que sea, y la
acompañes en su crecimiento,
para que descubras de cuántas vidas
está hecho un árbol.

Te deseo, además, que tengas dinero,
porque es necesario ser práctico,
Y que por lo menos una vez
por año pongas algo de ese
sólo para que quede claro
quién es el dueño de quién.

Te deseo también que ninguno
de tus defectos muera, pero que si
muere alguno, puedas llorar
sin lamentarte y sufrir sin sentirte culpable.

Te deseo por fin que, siendo hombre,
tengas una buena mujer, y que siendo
mujer, tengas un buen hombre,
mañana y al día siguiente, y que cuando
estén exhaustos y sonrientes,
hablen sobre amor para recomenzar.

Si todas estas cosas llegaran a pasar,
no tengo más nada que desearte.

Víctor Hugo

domingo, 29 de marzo de 2015

Las fresas

Gozan las carnosas fresas
de un excelente sabor
además de un rico olor
que se percibe en las mesas.
Con su presencia embelesas
a todos los comensales
las comerán a raudales
pues su dulzura es preciada
y en el cuerpo valorada
por sus virtudes vitales.